miércoles, 6 de enero de 2010

esqueleto y musculatura continuacion

El esqueleto se define como aquel que proporciona soporte y apoyo a los tejidos blandos y músculos en los organismos vivos que lo poseen. Sus funciones son locomoción, sostén y protección.

Los vertebrados presentan un esqueleto interno o endoesqueleto, constituido por huesos, que se unen entre si por las articulaciones.

Las células que forman a los huesos son llamadas osteocitos, y estas se forman a partir de la diferenciación de los osteoblastos.

Los huesos también están compuestos por minerales, entre los cuales los principales son las sales de clacio, carbonatos, y fosfatos. Sin embargo la deficiencia de estos minerales puede hacer que sean menos resistentes.

CLASIFICACION Y TIPOS

Los sistemas esqueléticos se clasifican comúnmente en tres tipos:

-Externos (exoesqueleto)

-Interno (endoesqueleto)

-Esqueleto fluido o hidrostático

-Esqueleto de sales y minerales

-Esqueleto Quitinoso.

Los últimos no tienen la capacidad de soportar estructuras importantes.

ESQUELETO EXTERNO

Los sistemas externos soportan menos peso que los endoesqueletos del mismo tamaño. Es por eso que los animales más grandes son los vertebrados.

Este tipo de esqueleto se encuentra principalmente entre los artrópodos, en donde el exoesqueleto forma un caparazón o estructura externa que protege a los órganos internos.

Sin embargo este tipo de esqueleto limita a los organismos al crecimiento del animal, así que los organismos han encontrado varias rutas evolutivas para solucionar este problema. Por ejemplo los moluscos poseen conchas calcáreas que acompañan al crecimiento del animal mediante crecimiento en el diámetro manteniendo su morfología. O en otros casos, como el de los artrópodos abandonan el viejo exoesqueleto al crecer, en la muda, y el nuevo exoesqueleto se endurece mediante procesos de calcifación y esclerotizacion. Además el exoesqueleto de un artrópodo presenta frecuentemente extensiones internas, que se conocen como endoesqueléticas, aunque no constituyan verdaderamente un endoesqueleto.






ESQUELETO INTERNO

Es un esqueleto que constituye de estructuras semirrígidas dentro del cuerpo y se mueve gracias al sistema muscular. Dichas estructuras se les llaman huesos. Otro componente del sistema esquelético son los cartílagos que complementan su estructura, como por ejemplo en humanos : la nariz y orejas están sustentadas por cartílago. Algunos organismos tienen un esqueleto interno compuesto enteramente de cartílago, sin huesos calcificados, como el caso de los tiburones. Los huesos y otras estructuras rígidas están conectadas por ligamentos y unidas el sistema muscular a través de tendones.

ESQUELETO FLUIDO O HIDROSTATICO

El hidroesqueleto consiste en una cavidad llena de fluido, celomática o pseudocelomática, rodeada de músculos. La presión del fluido y la acción de los músculos que la rodean, sirve para cambiar la forma del cuerpo y producir un movimiento como cavar o nadar


La sucesiva contracción de diversos metámeros, que están provistos de haces de fibras musculares circulares y longitudinales, estirando y engrosando partes del cuerpo, le permiten desplazarse en horizontal. Los esqueletos hidrostáticos tienen un rol en la locomoción de los equinodermos (estrellas de mar, erizos de mar), anélidos, nemátodos y otros invertebrados. El hidroesqueleto tiene similitudes con los músculos hidrostáticos.





Es característico de organismos celomados como los anélidos. Estos animales pueden moverse contrayendo los músculos que rodean la bolsa de fluidos, creando una presión dentro de la misma que genera movimiento. Algunos gusanos de tierra usan su esqueleto hidrostático para cambiar de forma mientras avanzan, contrayendo y dilatando su cuerpo.

SISTEMA MUSCULAR

Músculo, tejido u órgano del cuerpo animal caracterizado por su capacidad para contraerse, por lo general en respuesta a un estímulo nervioso.



El músculo, es un haz de fibras, cuya propiedad más destacada es la facultad para contraerse cuando recibe una orden adecuada. Al realizar esto se acorta y se tira del hueso o de la estructura sujeta. Acabado el trabajo, recupera su posición de reposo.

LOS MÚSCULOS

Son conjuntos de células alargadas llamadas fibras . Están colocadas en forma de haces que a su vez están metidos en unas vainas conjuntivas que se prolongan formando los tendones, con lo que se unen a los huesos. Su forma es variable. La más típica es la forma de huso (gruesos en el centro y finos en los extremos).

PROPIEDADES DE LOS MUSCULOS

- Son blandos.
- Pueden deformarse.
- Pueden contraerse.

Su misión esencial es mover las diversas partes del cuerpo apoyándose en los huesos. Existen tres tipos de tejido muscular: liso, esquelético y cardiaco.

Músculo liso

El músculo visceral o involuntario está compuesto de células con forma de huso con un núcleo central, que carecen de estrías transversales aunque muestran débiles estrías longitudinales. El estímulo para la contracción de los músculos lisos está mediado por el sistema nervioso vegetativo. El músculo liso se localiza en la piel, órganos internos, aparato reproductor, grandes vasos sanguíneos y aparato excretor.

Tejido muscular esquelético o estriado

Este tipo de músculo está compuesto por fibras largas rodeadas de una membrana celular, el sarcolema. Las fibras son células fusiformes alargadas que contienen muchos núcleos y en las que se observa con claridad estrías longitudinales y transversales. Los músculos esqueléticos están inervados a partir del sistema nervioso central, y debido a que éste se halla en parte bajo control consciente, se llaman músculos voluntarios. La mayor parte de los músculos esqueléticos están unidos a zonas del esqueleto mediante inserciones de tejido conjuntivo llamadas tendones. Las contracciones del músculo esquelético permiten los movimientos de los distintos huesos y cartílagos del esqueleto. Los músculos esqueléticos forman la mayor parte de la masa corporal de los vertebrados.

Músculo cardiaco

Este tipo de tejido muscular forma la mayor parte del corazón de los vertebrados. Las células presentan estriaciones longitudinales y transversales imperfectas y difieren del músculo esquelético sobre todo en la posición central de su núcleo y en la ramificación e interconexión de las fibras. El músculo cardiaco carece de control voluntario. Está inervado por el sistema nervioso vegetativo, aunque los impulsos procedentes de él sólo aumentan o disminuyen su actividad sin ser responsables de la contracción rítmica característica del miocardio vivo. El mecanismo de la contracción cardiaca se basa en la generación y trasmisión automática de impulsos


FUNCIÓN DE LOS MÚSCULOS

El músculo liso se encuentra en órganos que también están formados por otros tejidos, como el corazón e intestino, que contienen capas de tejido conjuntivo.

El músculo esquelético suele formar haces que componen estructuras musculares cuya función recuerda a un órgano. Con frecuencia, durante su acción retraen la piel de modo visible. Tales estructuras musculares tienen nombres que aluden a su forma, función e inserciones: por ejemplo, el músculo trapecio del dorso se llama de este modo porque se parece a la figura geométrica de este nombre, y el músculo masetero (del griego, masètèr, 'masticador') de la cara debe su nombre a su función masticatoria. Las fibras musculares se han clasificado, por su función, en fibras de contracción lenta (tipo I) y de contracción rápida (tipo II).

La mayoría de los músculos esqueléticos están formados por ambos tipos de fibras, aunque uno de ellos predomine. Las fibras de contracción rápida, de color oscuro, se contraen con más velocidad y generan mucha potencia; las fibras de contracción lenta, más pálidas, están dotadas de gran resistencia.

La contracción de una célula muscular se activa por la liberación de calcio del interior de la célula, en respuesta probablemente a los cambios eléctricos originados en la superficie celular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada